ONU: Es un ejemplo mundial la solución de AMLO al conflicto en ‘El Zapotillo’

CIUDAD DE MÉXICO.— Para evitar el desplazamiento de los habitantes de tres comunidades aledañas a la presa “El Zapotillo”, en el estado de Jalisco, tanto Pedro Arrojo Agudo, relator especial sobre derecho al agua potable y al saneamiento, como Guillermo Fernández Maldonado, representante en nuestro país de la Alta Comisionada de Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ambos organismos pertenecientes a la ONU, calificaron la administración del Jefe del Ejecutivo AMLO como ejemplar a nivel mundial.

Y es que que privilegiar el diálogo con los habitantes de los tres pueblos jaliscienses que hace 16 años fueron condenados a la extinción por la inundación que provocaría la presa es una muestra de verdadero interés del Gobierno federal en edificar soluciones con respeto a la gente, y coloca a nuestro país en la vanguardia y como ejemplo internacionalmente en el respeto a los derechos humanos en procesos de administración del agua.

“Que el agua no sea un mercado donde mande el que tenga más dinero, sino más bien un reto democrático. Esto de escuchar al pueblo, de que venga aun el jefe del Ejecutivo, el Gobierno federal, a dirimir a través del diálogo un problema, yo lo saludo como positivo y lo voy a referenciar como ejemplo positivo de resolución de conflictos de agua a nivel global, no solo en nuestro país”, afirmó Arrojo Agudo.

“El proceso de resolución de este enfrentamiento apunta en hacer las paces con los ríos, con el ecosistema, y por otro lado, en fomentar una democracia participativa en la administración del agua”, añadió.

Por su lado, Guillermo Fernández aseguró que la solución encontrada por el presidente mexicano es ejemplar, puesto que muestra que en los conflictos de larga duración se pueden alcanzar acuerdos para el desarrollo respetando los derechos de la población y que, por tanto, es indispensable que los trabajos técnicos tengan perspectiva de derechos humanos, por lo que reconoció asimismo el trabajo de acompañamiento que llevó a cabo la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco en favor de los inconformes con el proyecto de la presa El Zapotillo.

Pedro Arrojo confió en que el enfoque de respeto a los derechos humanos en los temas de abastecimiento y saneamiento se mantenga en la aprobación de la nueva Ley de Aguas Nacionales, la cual está a discusión en la Cámara de Diputados.

“La ley no está hecha, hay propuestas. Creo que hay un proceso ciudadano de participación que he saludado en mis informes ante el plenario de Naciones Unidas. Ha habido un proceso participativo que para mí es ejemplar y está la incógnita de de qué manera desembocará, si el parlamento lo terminará aprobando”, apuntó.